• martemuseodearte

Obras de la colección de Museo MARTE representarán el arte salvadoreño en Carnegie International

Creada en 1896, la Carnegie International es la exposición norteamericana de arte internacional más antigua. Organizada por el Carnegie Museum of Art, presenta un panorama de cómo el arte y los artistas responden a las interrogantes críticas de nuestro tiempo. La 58ª edición internacional está bajo la dirección curatorial de Sohrab Mohebbi, quien con apoyo de su equipo curatorial seleccionó las obras de la Colección del Museo MARTE “Sumpul”, de Carlos Cañas, “La Cuna” y “La guerra es fuego oscuro”, de Rosa Mena Valenzuela para ser parte del evento.


Desde el 24 de septiembre de 2022 la 58.ª Carnagie International reunirá nuevos encargos, obras existentes y proyectos de artistas establecidos y emergentes que trabajan a nivel internacional, nacional y local. La exposición irá acompañada de una publicación académica y actividades que involucren al público y vecinos de la ciudad de Pittsburgh, donde se encuentra la sala que acogerá la exposición.


Desde el Museo MARTE se aceptó la invitación a formar parte de este importante evento cultural. "El Museo Marte, a lo largo de su historia de casi 20 años, ha contribuido a dar a conocer la riqueza de la creación artística salvadoreña. Con el préstamo de estas dos obras, para ser expuestas en Carnegie, coloca al arte salvadoreño a la altura de importantes artistas latinoamericanos. Es un orgullo para el país y el museo", señaló la directora del Museo MARTE, Eugenia Lindo.


El arte como construcción de memoria colectiva


Las obras de la colección del Museo MARTE que estarán expuestas como parte de la 58.ª Carnagie International son Sumpul (1984) , de Carlos Cañas, y La Cuna (1986) y La guerra es fuego oscuro (1984) de Rosa Mena Valenzuela.


Sumpul (1984) de Carlos Cañas responde a la masacre de 1980 en el río Sumpul en Chalatenango, El Salvador, un evento significativo en la guerra civil de El Salvador. La pintura, representada en azules oscuros y morados, muestra un montón no identificable de víctimas asesinadas que se confunden con las montañas. Es una de las obras de arte más conocidas en la historia del arte salvadoreño, a menudo conocida como el Guernica salvadoreño, por su abrumadora ilustración del dolor.


Las pinturas de Rosa Mena Valenzuela La Cuna (1986) y La guerra es fuego oscuro (1984) fueron realizadas en esta misma época tumultuosa. Su propio lenguaje expresionista es pionero, incorporando poderosas líneas con retazos de tela, hilo y papel. Los organizadores del evento comentaron en su invitación: “Estas obras evidencian lo que el periodista Carlos Dada ha descrito como “un acto de supervivencia”.“Sería un honor y un privilegio mostrar estas obras a nivel internacional, ejemplificando la resiliencia del artista y el papel que juega el arte en la construcción de una memoria colectiva.




28 views0 comments