INICIO  >  ARTEÉCFRASIS  > 

Falso Franco y la Cenicienta

Carmen Elena Trigueros

Falso-Franco

Se me había hecho tarde ,

el bus iba llenísimo pero con un poco de suerte lo

   / lograba.

La parada me dejaba cabal frente a la maquila,

me tocó empujar y casi aventarme del bus.

Chinga tu madre:

se me quedó un zapato adentro .

Cojiando con uno solo apuré el paso lo más que pude

y logré marcar tarjeta a la hora exactísima.

 

maquila maquila tacataca

maquila maquila tacataca

maquila la manga

maquila la manga

me estoy orinando

maquila la manga

maquila la manga

me están observando

maquila maquila maquila

 

Pasé toda la jornada aguantándome las ganas de

        / orinar y

 lamentando la pérdida de mi zapato.

Era un buen zapato, me los había regalado mi madrina,

cómodos, lindos, suaves y

no me apestaban   los pies por más que sudaran.

 

A la salida, en medio de la multitud,

había un hombre encaramado en un barril ,

ondeando la mano con mi zapato.

 

Desapareció toda la pesadumbre de la jornada

 y una sonrisa me arregló la cara.

 

Me acerqué y le enseñe el otro zapato,

me sonrió, bajó del barril y me lo dió.

Sentí deseos de besarlo,

al zapato, no al hombre.

Lo besé y me lo puse.

Tuve suerte porque un par de zapatos como ese

vale más que el príncipe del cuento.

DaliaChevez-FalsoFranco-fotocatálogo.jpg

Dalia Chévez (1983)
Falso Franca

2009

Miniaturas de barro de Ilobasco y sistema de circuito cerrado.

Medidas variables

Colección de la artista